Cómo se comunican las abejas

A lo largo de los años, el “baile de los tambaleos” de la abeja melífera se ha convertido en un ejemplo de libro de texto de la capacidad de los organismos relativamente pequeños y simples para comunicarse entre sí de una manera sorprendentemente abstracta y simbólica. Cuando una abeja melífera descubre una nueva y atractiva fuente de néctar o polen, regresa a la colmena y realiza esta danza para anunciar este descubrimiento a sus compañeros de nido, y para transmitirles la posición exacta de la fuente de alimento, de modo que también puedan alimentarse de ella. La danza codifica, de manera simbólica, hasta dónde y en qué dirección sus potenciales reclutas deberían volar para encontrar la fuente de alimento.

Ahora, un nuevo estudio de James Nieh, publicado en un número reciente de Current Biology, ha revelado que otros compañeros de nido, viendo este baile, son capaces de hacer que la bailarina suspenda su anuncio de la fuente de alimento si habían experimentado peligro o conflicto cuando la visitaron.

El baile de los tambaleos

En su baile de tambaleos, una abeja melífera transmite la posición de la fuente de alimento de la que acaba de regresar, en términos de su distancia y dirección con respecto al nido. En el baile, que se realiza en la superficie vertical del panal, la abeja se mueve en una serie de bucles alternados de izquierda y derecha, trazando aproximadamente una figura de ocho. Al final de cada bucle, la abeja entra en una fase de “meneo” en la que agita rápidamente el abdomen de un lado a otro. El ángulo entre el eje del movimiento y la dirección vertical representa el ángulo entre el sol y la dirección en la que una abeja debe volar para encontrar la meta. La duración de la fase de meneo es proporcional a la distancia entre la fuente de alimento y la colmena.

La abeja bailarina transmite información sobre la ubicación de la fuente de alimento a sus compañeros nidificantes de esta manera altamente simbólica, con la dirección vertical hacia arriba representando la dirección del sol. Otras abejas, siguiendo de cerca al bailarín, son capaces de recoger esta información de navegación, y algunas de ellas son convencidas lo suficiente por el anuncio para buscar la fuente de alimento para sí mismas. Si los nuevos reclutas encuentran la fuente de alimento y están lo suficientemente “entusiasmados” con su recompensa, ellos también realizan el baile de los tambaleos al regresar a la colmena, para persuadir a un grupo de abejas a que visiten la fuente de alimento.

En consecuencia, el número de visitantes a los alimentos aumenta exponencialmente con el tiempo. Por otro lado, cuando una fuente de néctar se ha secado o ha superado su mejor momento, las abejas que regresan de él ya no bailan, y eventualmente dejan de visitarlo. De este modo, el reclutamiento y las visitas a una fuente de alimentos se interrumpen rápidamente cuando disminuye su rentabilidad. De esta manera, la colonia es capaz de dirigir rápidamente sus recursos de forrajeo a nuevos o mejores objetivos, a medida que emergen.

La señal de peligro

El nuevo estudio de Nieh revela que una abeja que ha tenido una experiencia traumática o “desagradable” en un sitio de comida – como una lesión, o un ataque de otro insecto o abeja – puede generar una señal de advertencia para prevenir que otras abejas sean reclutadas para visitar ese sitio. Lo hace golpeando su cabeza contra una abeja bailarina que anuncia el sitio y emite un breve zumbido. Esta señal de “peligro” hace que el bailarín deje de bailar y, por lo tanto, deje de ser reclutado en ese sitio.

¿Qué constituye una experiencia tan “desagradable” para una abeja cuando se alimenta de una flor? Un ataque de una araña que espera, un mantis o un bicho depredador sería un ejemplo. Tales depredadores a menudo mantienen la estación en las flores portadoras de néctar para emboscar a las abejas visitantes. Otro ejemplo de una experiencia indeseable sería una lucha debilitante con una abeja visitando la flor de otra colonia. Estas luchas surgen porque las colonias a menudo compiten por la misma fuente de alimento, y las abejas distinguen entre sus propias colmenas y otras abejas al percibir sus olores corporales (cuticulares): las abejas de diferentes colonias llevan diferentes firmas olfativas.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *