Datos sobre las abejas

Una abeja bate las alas 11.400 veces por minuto. Puede traer una carga de polen o néctar de un peso similar al suyo. Cuando una abeja pica, el aguijón, el saco de veneno y otras partes de la anatomía del insecto se separan de su cuerpo. Como consecuencia, la abeja muere al poco tiempo. Por una cucharada de miel, tienen que visitar más de 4000 flores.

En una colmena o polilla (casa donde viven las abejas), y viven entre 40.000 y 60.000 abejas, según la colmena. Cada colonia de abejas tiene una abeja reina, centenares de abejones (machos) y miles de obreras. La abeja reina, en algunas épocas del año, puede llegar a poner más de 2000 al día. Las abejas obreras son hembras pero no se reproducen.

La danza de las abejas

Las abejas usan el sol a manera de brújula para orientar el ángulo de su danza con el plan de polarización de la luz solar. Las abejas se avisan las unas a las otras sobre la existencia de fuentes de comer, y de su posición, por medio de danzas.

La colmena de las abejas contiene cielo · las de cera. Allá es donde la abeja reina deposita sus huevos. Puede llegar a depositar 2.000 huevos en un día durante la primavera y entre 1.000 y 1.500 durante la temporada de busca de comer. Las abejas pueden viajar hasta 88 kilómetros y visitar más de 2 millones de flores por recolectar lo suficiente néctar para hacer 1 onza (454 gramos) de miel.

La mayoría de las abejas recogen sólo polen o néctar. Cuando liben el néctar de la flor, lo depositan en un segundo estómago que poseen, a punto para ser después transferido a las abejas que hacen la miel en la colmena. Si tienen hambre, abren una válvula que tienen al saco de néctar y abocan una pequeña porción de su carga en su propio estómago para convertirla en la energía que necesitan para sus necesidades. Cuando el saco de néctar está lleno, las abejas mielíferas vuelven a su colmena. El néctar es entregado a las abejas que están en el interior y es pasado de boca a boca entre ellas hasta que la humedad del mismo se reduce del 70% al 20%. De este modo, el néctar se convierte en miel.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *